"El Programa Líderes y la FCEB son muy importantes para impulsar las relaciones bilaterales"

"El Programa Líderes y la FCEB son muy importantes para impulsar las relaciones bilaterales"

25.05.2015

Entrevista a Humberto Saccomandi, editor de Internacional de Valor Econômico 

Etiquetas Economía

La primera edición del Programa Líderes Brasileños, organizada por la Fundación Consejo España-Brasil en noviembre de 2014, trajo a nuestro país a destacadas personalidades brasileñas en el campo del periodismo para darles a conocer la realidad socioeconómica y cultural de España. La Fundación Consejo, en su activa política de comunicación, viene publicando mensualmente entrevistas con algunos de sus participantes. 

 

Humberto Saccomandi es el editor de Internacional de Valor Econômico desde la creación del periódico en mayo del año 2000, del que formó parte del equipo fundador. Anteriormente, trabajó 11 años en la Folha de S. Paulo, el periódico de mayor tirada del país, donde ejerció como reportero, editor asistente y editor adjunto en diversas secciones, siendo corresponsal en Londres entre en 1992 y 1993.

Tanto para Valor como para Folha, ha cubierto varios acontecimientos internacionales, como cumbres entre líderes europeos e Iberoamericanos, la Guerra de los Balcanes, las negociaciones del GATT que llevaron a la creación de la OMC, los Juegos Olímpicos de Atlanta y la Copa del Mundo de Fútbol de Francia. También ha entrevistado a diversos líderes mundiales como los primeros ministros de Italia, Holanda, Suecia y Finlandia y los presidentes de Polonia, Colombia, Argentina, Perú y Bolivia.

¿Es su primera vez en España?

No, estuve aquí la primera vez en el año 1987 y después he vuelto otras cuatro veces por trabajo y por turismo.

¿Cuál era la imagen de España que tenía antes de visitarlo durante el Programa Líderes?

La de un país muy atrasado. Yo vivía en Italia y cuando España entró en la Unión Europea en el año 85 recuerdo ver a los turistas españoles que visitaban el Vaticano venir en coches muy viejos, que yo no veía desde hacía muchísimo tiempo. Después estuve en Madrid en el 87 y me encantó, pero debido a que era joven y pude conocer el ambiente y la vida de la ciudad. Hace ya tres o cuatro años cuando estuve en Gijón me impresionó en gran medida el grado de desarrollo que había alcanzado en cuanto a la calidad de las obras públicas y del trazado urbano. Un desarrollo comparado sobre todo desde el punto de vista de una persona venida de un país como Italia, igual no comparable con Alemania, pero sí con el resto de Europa. Tal vez a los españoles no les impacte tanto pero me impresionó mucho también la calidad de la gestión pública.

¿Ha cambiado esa imagen tras la visita? ¿En qué sentido?

Ha mejorado todavía más. Destacaría las remodelaciones de los centros urbanos, las carreteras y el tren de alta velocidad. Se ha montado un sistema que funciona bien, como vimos en la visita al Centro de Gestión de Operaciones Nacional de RENFE. Está claro que España organizó un sistema de empresas conectadas entre ellas, que realizan un buen trabajo y se proyectan hacia el exterior, algo que fue planeado y no aparece por casualidad.

¿Qué diferencias se pueden encontrar al respecto con Brasil?

No hay comparación. En especial en cuanto al nivel del Gobierno, no existe un plan de Estado tan bien ejecutado o al menos bien definido, un área en la que pueden colaborar de manera muy provechosa ambos países. En este sentido tenemos muchas similitudes y España es un modelo para Brasil, algo que es más difícil que ocurra con países como Alemania o Francia. Es un modelo de estabilidad política y de gestión económica.

¿En qué otros sectores se pueden impulsar las relaciones bilaterales más allá de la gestión pública y las infraestructuras?

Por ejemplo, en materia de energías. También en cuanto a la capacidad de las empresas españolas en las distintas áreas, ya sea energía, gestión de puertos o de aeropuertos, todo eso es muy interesante para nosotros. Creo que en Brasil debería existir un plan de Estado un poco más organizado para poder aprovechar todas estas capacidades y absorber parte de ellas en un sistema de empresas brasileñas.

El exterior es un sector clave para España, un área en la que Brasil juega un papel fundamental para las empresas españolas pero ¿cuál cree que debería ser la estrategia para atraer a las compañías brasileñas a nuestro país?

Es una cuestión muy difícil. Las grandes corporaciones españolas en el exterior son empresas de tecnología, servicios, etc. En el caso de las brasileñas son compañías, como Petrobras o Vale, dedicadas a las materias primas. España no es su prioridad, pueden obviamente tener parcela de negocio, pero no una gran presencia ya que no se van a producir esas materias primas en el país. Digo en España como diría Europa. Se producen en Brasil, Estados Unidos o quizás China. Luego hay otras empresas de corte más industrial, pero los costes no hacen tan rentable esta presencia.

¿Y viceversa? ¿Qué atrae a las empresas españolas para estar presentes en Brasil?

200 millones de personas en Brasil y 450 millones en Iberoamérica. Son empresas de servicios que necesitan escala, volumen y ventas. Brasil es una puerta de entrada para Iberoamérica en cuanto a gestión y algo de producción, pero no como mercado integral. Es un primer paso, hay empresas con sede en Brasil que operan en el resto del continente pero no es un sistema unificado. Es algo que deberíamos facilitar, que una empresa pueda tener fábrica en nuestro país y que distribuya al resto de Iberoamérica en unas pocas horas, como ocurre en Europa.

En el Círculo de Economía de Barcelona se puso sobre la mesa la dificultad que tienen las empresas españolas para desarrollar negocios en Brasil, ¿qué opina al respecto?

Es cierto, es complicado. Por el ambiente jurídico, por el fiscal, ya que es un sistema muy desorganizado, y por el ambiente político. Las empresas tienen que relacionarse con el Gobierno para lograr concesiones. Creo que la manera de solucionar este panorama es conocer lo que está ocurriendo y los casos concretos, porque hay empresas que lo están haciendo bien y sin grandes problemas. Por lo tanto es importante obtener información sobre la ubicación de una posible presencia en Brasil, no solo atendiendo al coste del terreno o de la infraestructura, sino a cómo funciona el sector público. Son factores que tenidos en cuenta contribuyen a facilitar la experiencia de una empresa exterior en el país.

¿Qué análisis realiza de las perspectivas de futuro de la economía brasileña?

Vamos a tener que llevar a cabo un duro ajuste, lo que nos va a llevar a un próximo año difícil. Pero si hacemos las reformas correctas, el país marchará bien. Brasil se va a ver obligado a corregir malas gestiones que se dieron en la anterior legislatura. Pero también dependemos mucho del contexto internacional, en el que China es muy importante ya que es nuestra principal parcela comercial. Algo que también afecta a España porque la menor demanda de China crea menos demanda interna y por ende, en el producto español.

¿Y de la economía española?

En mi opinión, creo que se tomaron las medidas necesarias para corregir los desajustes originados por la crisis, pero faltó quizás una mejor comunicación explicando estas reformas a la población. No obstante, es muy difícil pedir sacrificios y se paga un precio político. España tiene poco margen de maniobra ya que no tiene política monetaria o fiscal, así que creo que se ha actuado bien. Veremos también, como en el caso de Brasil, cómo evoluciona el exterior. España funciona con exportación, que genera inversión que después promueve el consumo interno. Empezó la exportación pero aún no se está generando inversión. Es una rueda que tiene que empezar a girar.

¿Qué destacaría del ‘Programa Líderes Brasileños’?

Las reuniones en el Círculo de Economía de Barcelona y en el Congreso de los Diputados con Trinidad Jiménez y Diego López Garrido. Con estos últimos tuvimos mucha suerte porque yo había estado reunido anteriormente en el Congreso y no me resultó de tanta utilidad. En esta ocasión se mostraron muy cercanos, abiertos al diálogo y fueron críticos con el Gobierno y autocríticos con ellos mismos. A nivel empresarial, destacaría las visitas a Telefónica, recibidos por Santiago Fernández Valbuena; Indra, con Emilio Díaz y la Ciudad Financiera del Santander, donde pudimos hablar con Manuel Cendoya; todas personas de altísimo nivel. Por otra parte, fue muy importante conocer también las perspectivas de expansión internacional de RENFE en el Centro de Gestión de Operaciones Nacional de la compañía. Ha sido una agenda muy intensa… pero si tuviera que quitar algo no sabría el qué. Quizás añadiría más días (risas). Y por supuesto mantendría el flamenco en Casa Patas. Había visto flamenco pero este espectáculo en concreto es extraordinario. En definitiva, creo que tanto el programa como la Fundación Consejo España-Brasil son una herramienta muy importante para el impulso de las relaciones bilaterales entre Brasil y España.

Contacto

C/ Serrano Galvache, 26.
Torre Norte, planta 9ª.
Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación
28033 Madrid (ESPAÑA)
contacto@espanha-brasil.org

Comunicación: www.nolsom.com

Newsletter

Si quiere recibir nuestro boletín de noticias mensual introduzca su dirección de correo electrónico

Complete el formulario

Información

Patronos

Abertis
Acciona
Casa América
Iberdrola
Iberia
ICEX
IE
Inditex
Indra
Instituto Cervantes
Mapfre
Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación
Naturgy
Navantia
QUEIROZ
Repsol
Grupo Santander
SEPIE
Telefónica
©2018 Fundación Consejo España Brasil